web analytics

Mujeres Sentadas en Círculo

Te invito a formar parte de una tribu de mujeres con la misión de cuidar de sí mismas y de construir una sociedad «socidaria», en torno a los valores que sustentan la vida, tales como el respeto mutuo, la igualdad, el empoderamiento, la empatía, la solidaridad y cuidar de otros. ¿Te unes?

Mujeres Sentadas en Círculo

Te invito a formar parte de una tribu de mujeres con la misión de cuidar de sí mismas y de construir una sociedad «socidaria», en torno a los valores que sustentan la vida, tales como el respeto mutuo, la igualdad, el empoderamiento, la empatía, la solidaridad y cuidar de otros.
¿Te unes?

En el blog:

La lucha entre el capitalismo y el socialismo será ganada por un «ismo» totalmente diferente

Capitalismo vs. socialismo
En lugar de proporcionar soluciones, los sistemas económicos actuales empeoran las cosas. Necesitamos desarrollar una nueva economía para el siglo XXI.

Después de que se celebrase la primera huelga mundial por el clima, es lógico preguntarse a dónde nos está llevando nuestra actual forma de vida.

En la opinión de muchas personas, el capitalismo nos está llevando al desastre. Sin embargo, por muy de acuerdo que alguien pudiera estar, cuando una ve lo que el comunismo o socialismo ha hecho en algunos países, difícilmente puede creer que esa sea la solución. En realidad, ambos modelos tienen en común la brecha entre los que están arriba y los que están abajo. 

A continuación os dejo mi traducción de un artículo de Riane Eisler que aborda este tema, y nos presenta la verdadera solución, más allá de estos «ísmos» caducos e inservibles en el s. XXI, el capitalismo y el socialismo. Espero que os guste.

La brecha entre ricos y pobres, y la amenaza del cambio climático

Para algunos, este es un momento de prosperidad y crecimiento sin precedentes. Sin embargo, la brecha entre los que tienen y los que no tienen se acentúa.

Jeff Bezos, Bill Gates y Warren Buffet continúan controlando la misma cantidad de riqueza que el 50 % de los estadounidenses juntos. Los sistemas naturales que sustentan la vida están amenazados, y los climatólogos se hacen eco del mismo estribillo: «Es peor de lo que piensas».

La pobreza parece insuperable mientras observamos directamente una recesión económica que se aproxima; la especulación es rampante, y también lo son las prácticas y políticas financieras destructivas.

No siempre ha sido así. De hecho, hemos elegido que sea así.

Cuándo y por qué surgieron el capitalismo y el socialismo

El capitalismo y el socialismo surgieron a raíz los primeros tiempos industriales en los años 1700 y 1800.

Ambas teorías fueron en realidad intentos de avanzar hacia un sistema económico más justo: Adam Smith desafió el «mercantilismo», que era el control de la economía por parte de reyes y funcionarios de la corte, y Karl Marx a su vez desafió el capitalismo y la explotación de trabajadores y campesinos por parte de la creciente burguesía.

Pero en lugar de proporcionar soluciones, estos sistemas económicos actuales están empeorando las cosas. Necesitamos desarrollar una nueva economía capaz de enfrentar los desafíos de nuestra era posindustrial del siglo XXI.

Necesidades de la economía posindustrial

Para resolver estos problemas, y lograr una economía posindustrial saludable, necesitamos abordar asuntos críticos, ignorados en el antiguo pensamiento.

Un punto de partida es dejar atrás el sistema de valores de género que heredamos de épocas anteriores, que devalúa todo lo que esté estereotípicamente asociado con las mujeres: educar a los niños, cuidar a los ancianos y mantener un hogar limpio y saludable — lo que incluye a nuestro planeta.

En otras palabras, debemos preocuparnos más de cuidar.

La clave está en valorar la actividad de cuidar

La devaluación de los cuidados y las tareas de cuidar como «suaves» o «femeninos» es parte integral de lo que yo llamo sistema de dominación.

Este sistema clasifica a hombres sobre hombres, a hombres sobre mujeres, a razas sobre razas, a religiones sobre religiones, etc. Y aunque ahora está menos pronunciado que cuando se desarrollaron el capitalismo y el socialismo, todavía persiste en la actualidad.

Aunque ya hay cerca de 3 millones de empleos en los EE.UU. en el sector de la atención domiciliaria, estos trabajadores todavía están significativamente mal pagados; el salario medio es de 11,57 dólares por hora.

No es sorprendente que la atención domiciliaria tenga una gran cantidad de rotación, fijado en un 82 % en 2018, en gran parte debido a los bajos salarios, la falta de beneficios, la insoportable cantidad de horas y las demandas del trabajo.

Necesitamos un nuevo análisis cultural y económico que ya no ignore a la mayoría de la humanidad: mujeres y niños. Clic para tuitear

Y la atención pagada es solo la punta del iceberg. Según las últimas encuestas nacionales, aproximadamente 43,5 millones de cuidadores brindan atención no remunerada a un adulto o niño en los Estados Unidos.

Además de la tensión financiera que esto pone sobre los cuidadores (la mayoría de los cuales gastan alrededor de 7.000 dólares por año en gastos de cuidado), también conlleva el impacto en su salud física y emocional.

Un nuevo «ismo»: el «socidarismo»

Este sistema de valores de género es un obstáculo importante para enfrentar nuestros crecientes desafíos sociales, ambientales y económicos.

Necesitamos ir más allá del capitalismo y el socialismo y avanzar hacia un sistema socidario, uno donde las relaciones se basen en el respeto mutuo, la responsabilidad y el cuidado. Clic para tuitear

Esto generará el tipo de cambios económicos que se necesitan con urgencia en este momento de desafíos económicos, ambientales y sociales sin precedentes.

Necesitamos lo que yo llamo una economía solidaria de socidarismo no solo por razones humanas y ambientales, sino también por razones financieras. 

Los resultados de la neurociencia muestran que el cuidado de las personas, desde la primera infancia, es clave para producir «capital humano de alta calidad», esencial para la economía posindustrial. Clic para tuitear

El tejido mismo de la salud económica es la atención de humano a humano. Y cuidar nuestro entorno natural es cada vez más una cuestión de vida o muerte.

La verdadera riqueza de las naciones

Dicho esto, luchar por un sistema socidario no significa dejar atrás todo lo relacionado con el capitalismo y el socialismo.

Necesitamos un mercado libre capitalista (lo cual no tenemos actualmente), así como políticas gubernamentales con enfoque social.

Partiendo de esta base, tenemos que ir más allá para reconocer que la verdadera riqueza de una nación, y de nuestro mundo, no es financiera (lo que vemos todos los días cuando los mercados de valores suben y bajan), sino que consiste en las contribuciones de las personas y de la naturaleza.

La verdadera riqueza de una nación, y de nuestro mundo, no es financiera (lo que vemos todos los días cuando los mercados de valores suben y bajan), sino que consiste en las contribuciones de las personas y de la naturaleza. Clic para tuitear

La economía más sostenible y equitativa, esencial para nuestra era posindustrial, no puede lograrse aisladamente a partir de la cultura más amplia en la que están integrados los sistemas económicos. Nuestro desafío es, por lo tanto, un problema de cambio de sistemas: debemos dar prioridad al cuidado y deponer la dominación.

Para lograr una economía más sostenible y equitativa en nuestra era posindustrial debemos dar prioridad al cuidado y deponer la dominación. Clic para tuitear

Un nuevo análisis cultural y económico

Afortunadamente, hay movimiento en esta dirección. Para seguir avanzando, necesitamos un nuevo análisis cultural y económico que, a diferencia de los convencionales, ya no ignore a la mayoría de la humanidad: mujeres y niños.

Aquí hay algunos pasos inmediatos que podemos dar hacia una economía del cuidado:

Redefinir el trabajo productivo.

A medida que la automatización, la robótica y la inteligencia artificial reemplazan más trabajos realizados anteriormente por personas, cuidar y educar a las personas es económicamente esencial.

Una atención adecuada y gratificante en los mercados, las comunidades y los hogares también imbuirá el trabajo de significado, algo que a menudo falta en los sistemas de dominación, donde está principalmente motivado por el miedo y la creación artificial de escasez.

Cambiar la forma en que medimos la salud económica. 

Las medidas actuales como el producto interno bruto (PIB) y el producto nacional bruto (PNB) incluyen actividades laborales «productivas» que perjudican y quitan la vida, como la fabricación y venta de cigarrillos y comidas rápidas (y los costos médicos y funerarios resultantes).

No solo eso, no restan el daño causado por las actividades que dañan los sistemas naturales que sustentan la vida.

Sin embargo, las medidas económicas actuales no cuentan el arduo trabajo de las personas que cuidan a los niños, los enfermos y los ancianos en los hogares. Esto debe cambiar.

El Centro de Estudios Socidarios ha desarrollado indicadores económicos de riqueza social (SWEIs, por sus siglas en inglés) que van más allá del PIB. Clic para tuitear

Los SWEIs incluyen condiciones ambientales, salud, educación y pobreza, además de prestar especial atención al estado de las mujeres y los niños como predictores tanto de la calidad de vida como del éxito económico a largo plazo.

Reconocer el cuidado como una actividad rentable.

 El valor económico del trabajo de cuidar es enorme. Por ejemplo, un estudio australiano encontró que sería el 50 % del PIB reportado.

Las prácticas y políticas económicas que valoran el cuidado rinden grandes dividendos, no solo en términos humanos y ambientales, sino también en términos financieros.

Por ejemplo, las empresas que figuran regularmente en las listas de Working Mother o Fortune 500 como las mejores empresas para las que trabajar, tienen un rendimiento sustancialmente mayor para sus inversores.

Países como Suecia, Finlandia y Noruega demuestran que invertir en políticas de cuidado también rinde extremadamente bien para las naciones.

Debemos notar que estas no son sociedades socialistas; tienen una economía de mercado fuerte y a menudo se llaman a sí mismas «sociedades solidarias».   

Lo que los distingue es que se orientan más al sistema socidario: hay más democracia tanto en la familia como en el estado, así como una mayor equidad de género.

Invertir en cuidado infantil de alta calidad y educación temprana.

 Si queremos tener el capital humano de alta calidad necesario para la era posindustrial, debemos reconocer lo que nos dicen tanto la psicología como la neurociencia: el desarrollo humano depende en gran medida de la calidad de la atención y la educación temprana que reciben los niños.

Es esencial un fuerte apoyo social y fiscal para el trabajo de dispensar cuidados, realizado tanto en el mercado como en los sectores económicos del hogar.

Además, con nuestra población de adultos mayores, creciendo de manera exponencial, se necesita una buena capacitación y recompensas adecuadas por el trabajo de cuidar.

El apoyo para invertir en este trabajo vital se puede obtener gravando actividades que dañan y quitan vida o que no agregan ningún valor real a la existencia humana: por ejemplo, gravar el comercio a corto plazo en los mercados bursátiles de todo el mundo.

Establecer desgravaciones en impuestos y subsidios para cuidadores. 

Según las estadísticas del censo de EE.UU., las mujeres mayores de 65 años tienen el  doble de probabilidades de ser pobres que los hombres mayores de 65 años. La mayoría de estas mujeres son o fueron cuidadoras.

El persistente fracaso en dar un valor real al «trabajo de las mujeres» de dispensar cuidados ayuda a explicar por qué la pobreza y el hambre han demostrado ser tan persistentes. Clic para tuitear

Nuestra economía es una creación humana. Podemos crear un sistema económico mejor y más solidario. ¡Y deberíamos!

Este artículo está adaptado de un discurso que Eisler pronunció en Bretton Woods 75, una conferencia en New Hampshire que tuvo como objetivo reimaginar el orden económico mundial contemporáneo. 

Publicación original: The fight between capitalism and socialism will be won by a totally different «ism». Riane Eisler

Traducción: Marta Mondéjar. Mujeres Sentadas en Círculo.

Imagen portada: Ryan McGuire de Pixabay

Más información: La Verdadera Riqueza de las Naciones. Riane Eisler

Marta Mondéjar
Marta Mondéjar
Bloguera, desarrolladora WordPress y traductora de inglés en Mujeres Sentadas en Círculo. Escribo y traduzco sobre liderazgo y empoderamiento femenino para contribuir a crear una sociedad «socidaria».

Dejar un comentario

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Marta Mondéjar
Finalidad: Moderación, publicación y respuesta a comentarios de usuarios.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través de este enlace.
Información adicional: Puedes consultar la información completa y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto las condiciones de uso. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizá también te guste...

Riane Eisler

El mundo hispanohablante necesita la sabiduría de Riane Eisler

Traducir al español el trabajo de Riane Eisler puede marcar la diferencia entre continuar para siempre con un modelo social o sistema dominador, de marcadas diferencias, jerarquías e injusticias sociales, o evitar que se pierda uno de los trabajos más importantes realizados por una de las grandes feministas, pensadoras y científicas de nuestro tiempo.

Sigue leyendo »

Sigue explorando...

Páginas Amarillas especializadas en Socidaridad...

Riane Eisler

Riane Eisler

Riane Eisler nos enseña que un nuevo modelo social socidiario y una nueva economía del cuidado es posible. Su trabajo más reciente, Nurturing Our Humanity:

Leer Más >>

Próximos eventos interesantes para ti

¿Nos vemos por mis redes?

"Lo que es bueno para la mujer, es bueno para el mundo" - Riane Eisler