web analytics

Mujeres Sentadas en Círculo

"Nuestra tarea no es la de arreglar el mundo entero de una sola vez, sino la de estirarnos, y ordenar esa parte del mundo que está a nuestro alcance." - Clarissa Pinkola Estés.

Te invito a formar parte de una tribu de mujeres con la misión de cuidarnos y empoderarnos para transformarnos a nosotras mismas y al mundo, difundiendo y apoyando los valores que sustentan la vida, tales como el respeto mutuo, la igualdad, el empoderamiento, la empatía, la solidaridad, y cuidando del bienestar de todas las personas y del planeta. ¿Te unes?

Mujeres Sentadas en Círculo

"Nuestra tarea no es la de arreglar el mundo entero de una sola vez, sino la de estirarnos, y ordenar esa parte del mundo que está a nuestro alcance." - Clarissa Pinkola Estés.

Te invito a formar parte de una tribu de mujeres con la misión de cuidarnos y empoderarnos para transformarnos a nosotras mismas y al mundo, difundiendo y apoyando los valores que sustentan la vida, tales como el respeto mutuo, la igualdad, el empoderamiento, la empatía, la solidaridad, y cuidando del bienestar de todas las personas y del planeta. ¿Te unes?

En el blog:

Cómo improviso un ritual de auto-psicomagia

Ritual de psicomagia
  • 4
    Shares
Quiero compartir con vosotras algo que hago a veces, en ciertas fechas o momentos del año: un ritual de auto-psicomagia para reforzar mis intenciones.

No lo he aprendido en ningún libro ni de ningún maestro. Simplemente, lo hago como por instinto. Siempre improviso. No sigo ningún esquema, libro ni método. De hecho, aún no he tenido la oportunidad de leer a Jodorowski, el padre de la psicomagia. Tan sólo me guío por mi intuición.

Lo hago porque, en algún momento, tras empezar a tener contacto con los círculos de mujeres, comprendí que los rituales le hablan al subconsciente. Nos ayudan a afianzar nuestras intenciones de sanar, avanzar, soltar, etc.

Improviso porque creo que es aún más efectivo cuando somos las inventoras y dueñas de nuestros rituales. Me hace sentir espiritualmente soberana.

Prefiero hacerlos en fechas o momentos específicos del año porque así tienen más fuerza y significado. También, la relación de dichos momentos con el ciclo de la tierra o la luna los hacen más propicios para simbolizar ciertas intenciones.

El último que hice fue un ritual de Samhain. ¿Quieres que te cuente en qué consistió? ¡Sigue leyendo!

Samhain, el Halloween o Noche de Difuntos antiguo

Primero, un poco de historia sobre esta festividad… Incontables milenios antes de que el cristianismo instituyese la Noche de Difuntos, el Día de Todos los Santos, e incluso el terror del Halloween, estas fechas eran celebradas por los pueblos antiguos.

El año agrícola terminaba, y era hora de descansar y retirarse. El sol iniciaba su descenso, y las semillas enterradas en la oscuridad de la tierra gestaban su transformación.

Quizá estos acontecimientos hacían pensar en la muerte, pero también en la esperanza y el renacimiento. Hacían que la muerte se viese como una parte natural del ciclo infinito de la vida, un paso necesario hacia la transformación y la renovación.

La noche de Halloween, conocida en la cercana cultura celta como Samhain, yo no me disfrazo de zombie, ni decoro mi casa con motivos terroríficos. Aunque respeto la diversidad, y por tanto, a quienes lo hacen.

Esa noche yo me siento en la oscuridad, el silencio y la incertidumbre. Ahí es donde quiero enterrar mi semilla, todo lo que estoy gestando, junto a todo lo que hoy sé que no me sirve ni quiero. Tal vez esto último sirva de abono.

En esa noche me entrego al caldero transformador de Cerridwen, diosa celta de la muerte y el renacimiento.

Cerridwen. Foto: Hrana Janto. El Oráculo de la Diosa.
Foto: Hrana Janto. El Oráculo de la Diosa.

Mi ritual de auto-psicomagia improvisado en Samhain

Para comenzar con mi ritual de psicomagia el pasado 31 de octubre, improvisé como siempre algo sencillo. Encendí un incienso, prendí las velas y rellené de agua un hermoso cáliz que hay en mi altar.

Creé mi precioso altar hace unos meses, para sentarme frente a él a meditar. Contiene símbolos de los cuatro elementos: agua, aire, tierra y fuego. Lo preside una estatua de Gaia diseñada por Oberon Zell , rodeada de dos damas de la tierra, y tres diosas que simbolizan la sensualidad, la compasión y la fiereza femeninas.

Mi altar o lugar de meditación
Debajo de esta imagen os dejo los enlaces a Amazon para comprar algunos de los elementos de mi altar

Para la ocasión, decidí invitar al altar a la diosa celta Cerridwen que simboliza la transformación, los finales y los principios. Los símbolos son lo más importante de cualquier ritual de psicomagia.

Me senté en mi zafu de meditación frente al altar, inspiré profundamente varias veces en el silencio y saqué mi baraja de cartas del oráculo de las diosas para buscar a Cerridwen. Podéis ver la imagen de esta diosa en esta baraja unos párrafos más arriba.

No obstante, se me ocurrió sacar primero una carta al azar. Las extendí un poco entre mis manos y cuando lo sentí, extraje una. Era Afrodita, diosa griega del amor. Decidí ponerla a la derecha del altar, apoyada en mi estatuilla de la diosa yoruba de la sensualidad, Oshun.

Después busqué a Cerridwen, y justo la carta que estaba antes que ella era la que representa a la diosa hindú Kali. Parece muy apropiada para la noche de Halloween, porque representa el miedo. Sin embargo, decidí colocarla a la izquierda del altar, no por eso exactamente, sino porque para realizar mi transformación, necesito vencer mis miedos.

Apoyé la carta de Kali en mi estatuilla de la diosa hindú Durga, otra diosa casi tan temible como ella. Y así, a la derecha estaba la diosa del amor, y la izquierda, la diosa del miedo. Dos opuestos perfectos. Lo contrario del amor es el miedo.

Mientras lo pensaba, me sonreía ante tanta casualidad… Y seguí respirando profundamente en silencio. Estaba lista para comenzar mi improvisado ritual de auto-psicomagia.

Meditación con el Caldero de Cerridwen

Como parte de mi improvisación, había colocado también en el altar mi vieja libreta de recetas, y encima de ella, un cuenco que me regaló mi hermano para fundir chocolate con una vela de té. Se parece bastante a un caldero.

Recordé que tenía en el frigorífico algo de sopa, así que decidí llenar el fondo de mi improvisado caldero con sopa fría, y encendí el fuego, prendiendo la vela de té que se coloca debajo.

Y así, me senté en silencio, respirando profundamente, y removiendo mi caldero…

Ejercicio para mi ritual de auto-psicomagia

Cuando me sentí lista para ello, tomé una libreta, y pensé un momento en todo eso que empieza a estar de más en mi vida. Todo lo que ya no me resuena ni me hace feliz.

Y pensé: ¡toda esta mierda será el abono que utilizaré para hacer crecer mis semillas!

Entonces, en mi libreta escribí: Abono. Y en la oscuridad del salón, alumbrada sólo por las velas del altar, comencé a escribir todo lo que ya no me sirve.

Curiosamente, otras veces que he querido reflexionar con amor en lo que ya no me sirve y en los cambios que quiero realizar en mi vida, no he conseguido concentrarme seriamente en ello. Supongo que esa es la magia de un ritual de psicomagia, y por eso me gustan.

Cuando terminé, leí en voz alta lo que había escrito, y después removí en silencio el caldero, confiando en que sea transformado.

Al ver esas cosas que ya no me hacen feliz como abono para mis semillas, conseguí ver su presencia actual en mi vida de otra forma. Son estas cosas las que me impulsan a dar un salto de fe en mí misma.

Después de permanecer un rato en silencio, volví a tomar mi libreta y escribí mis semillas. Mayormente, ganas y deseos de cambio. Y removí de nuevo el caldero en silencio.

Cerrando el ritual de psicomagia con fuerza

Cuando hube terminado, la sopa estaba caliente, así que decidí terminar mi ritual de psicomagia bebiendo la mitad de ella, y dejando la otra mitad responsando en el altar.

Sintiéndome yo misma como una semilla que se hunde en la tierra fría y oscura, con incertidumbre y con fe en la misma medida, apagué todas las luces de mi casa, me metí en la cama y me arropé bajo las mantas.

Ahora sé, un poquito más, dentro de mí, que las semillas plantadas anoche darán su fruto. Que dentro de mí tengo todo cuanto necesito para alcanzar mis sueños, y que puedo utilizar situaciones actuales que me resultan indeseables como catapulta.

¡Y al día siguiente decidí que ya era el momento de abrir y hacer el pre-lanzamiento de esta web!

Aquí te dejo algunas cositas más que te pueden venir bien para tus rituales.

 

¡Comparte lo bueno!
  • 4
    Shares
Marta Mondéjar
Marta Mondéjar
Bloguera, desarrolladora WordPress y traductora de inglés en Mujeres Sentadas en Círculo. Escribo y traduzco sobre liderazgo y empoderamiento femenino para contribuir a crear una sociedad «socidaria».

Dejar un comentario

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Marta Mondéjar
Finalidad: Moderación, publicación y respuesta a comentarios de usuarios.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través de este enlace.
Información adicional: Puedes consultar la información completa y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto las condiciones de uso. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizá también te guste...

Vuelve Madre

Una oración anónima a la Diosa para pedir que vuelva a nuestro corazón y a nuestra sociedad la actitud «socidaria» de los pueblos antiguos que la adoraban.

Sigue leyendo »

Volvernos a la Diosa

Diferencias sociales entre los esclavos de Dios y los hijos de la Diosa. Por qué volvernos a la Diosa es el pasaje de la humanidad hacia el futuro.

Sigue leyendo »

Te invito a conocer algunas cosas que me inspiraron a querer crear Mujeres Sentadas en Círculo, por si te apetece comprarlas e inspirarte tú también. Encontrarás más en la Tienda de souvenirs de nuestra tribu.

Sigue explorando...

Otros productos de la Tienda de souvenirs de la tribu

¿Nos vemos por mis redes?

"Lo que es bueno para la mujer, es bueno para el mundo" - Riane Eisler