web analytics

En nuestros círculos, creamos intencionalmente un
espacio seguro para conectar con otras mujeres

"Lo contrario del patriarcado no es el matriarcado. Es el círculo."

Jean Shinoda Bolen



En nuestro círculo de mujeres tienes derecho a brillar, mimarte y ser escuchada

En el círculo todas somos como radios de una rueda, igual de valiosas, imprescindibles e importantes

Pon tu teléfono en horizontal

Comunidad

Avisos
Vaciar todo

Reflexión espiritual sobre el merecimiento  


Marta Mondéjar
Respuestas: 42
(@msec)
Eminent Member
Registrado: hace 1 año

Os quiero compartir algo que escribí en un momento de inspiración, y que meses después me he encontrado por casualidad, y agradezco releer. He pensado ponerlo aquí, para volver a toparme con ello cada vez que lo necesite, y porque a vosotras también os podría parecer un pensamiento que llega en el momento preciso. Dice así...

 
Una de las heridas que nos causa en el subconsciente la religión patriarcal, (al menos, la religión cristiana que yo profesé), es la idea de no merecer nada de lo que deseamos.
 
Partimos de ahí: de que somos pecadores y no meremos la vida, salvo por la misericordia del Padre. Pedimos, a sabiendas de no merecer nada, y también sujetamos nuestra petición a que el Padre la considere oportuna y buena para nosotros. Así, puede ser muy difícil tener fe.
 
Tal vez puedo tener fe en la misericordia del Padre... tal vez me dará lo que pido aunque no lo merezca, ¿pero cómo sabré si el Padre lo considera bueno para mí? Si la cosa pedida no llega, mi fe se tambalea... Tal vez no lo merezco... Tal vez no es bueno para mí.
 
Y yo siento esta idea desde el primer momento que deseo tener algo en mi vida, y siento que esto bloquea mi fe.
 
Para sanar esta herida y poder ejercer fe, debo recordar mi nueva concepción de la Divinidad.
 
El amor de la Madre Universal, la Diosa, es incondicional. Para ella yo soy limpia, pura y preciosa, porque formo parte de Ella en la unidad universal que es Ella.
 
Merezco la vida y merezco todo aquello que yo desee explorar en mi crecimiento y mi proyecto de vida. Si mi deseo es legítimo, es decir, se alinea con el amor universal hacia todos los seres, entonces puedo acceder a él sin restricciones ni juicios.
 
Digo que puedo acceder, y no que se me concede, pues la Diosa es inmanente: estamos conectados a su consciencia, amor y sabiduría universal.
 
Por ello mismo, Ella no decide ni limita nuestro libre albedrío cuando deseamos algo. Podemos acceder a lo que deseamos sin que Ella nos prive o proteja de lo que no nos conviene.
 

A nuestra disposición queda la experiencia que deseamos vivir, así como la sabiduría y el crecimiento necesarios para beneficiarnos de la misma.

Share:

¡Ven a nuestro próximo círculo!

Mi divina energía masculina y yo
¿Podemos aprender a sostenernos en nuestra energía masculina para volar, y alcanzar nuestros sueños, en lugar de permitir que nos limite y nos haga movernos en patrones rígidos y controlados?

Descuento del 50%

Regístrate en nuestro círculo del próximo 25 de julio. Introduce el código de descuento: LOPRUEBO720