Quietud: El secreto para calmar tu mente

Durante siglos, portadores de sabiduría, filósofos, gurús y maestros de, prácticamente, todas las tradiciones espirituales han invitado a los seres humanos a detenerse y escuchar el silencio dentro de sí. De una forma u otra, el elemento místico de la espiritualidad nos pide desconectar nuestros pensamientos, dejar que el silencio penetre nuestras mentes,  y estar completamente presentes en este momento.

Pero, como sabe cualquiera que lo haya intentado, esto no es tan fácil, especialmente en el acelerado y vertiginoso mundo de hoy, que se mueve a una velocidad digital.

La verdad es que esta quietud dentro de ti, o lo que a menudo es llamado vacío en otras tradiciones espirituales, e incluso por algunos científicos, es la fuente de tu fuego interno.

Esta tesis puede parecer contradictoria a aquellos de nosotros que vivimos en una sociedad occidental, donde a menudo se compara la acción con el progreso, sin embargo, ha sido considerada por largo tiempo una enseñanza esencial en las enseñanzas chamánicas, las religiones orientales y la filosofía budista.

Por ejemplo, en el sagrado texto budista Sutra del corazón se nos dice, “La forma misma es vacío: el vacío mismo es forma”. En el Tao Te Ching, Lao Tzu escribe que el Tao mismo se origina en el vacío. De regreso al mundo occidental, el destacado científico ganador del Premio Nobel, Albert Einstein, está de acuerdo, pues escribe: “Todo está hecho de vacío y la forma es vacío condensado.”

A esto que ellos se refieren como vacío, yo le llamo quietud. Ambas palabras apuntan a lo mismo: la idea de que hay un inefable espacio silencioso dentro de todos nosotros, que es el centro de nuestro poder, nuestra energía. ~ Awaken Your Inner Fire, Lección 3.

El antídoto a las miles de millones de distracciones, interminables listas de quehaceres, y al caos diario que dispersa tu mente y roba tu atención reside en tu propia mente. Tu mente puede ser una amiga o una enemiga; para la mayoría de nosotras tiende más a ser una enemiga.  Para convertir tu mente en tu amiga debes entrenarla para que se quede quieta, de la misma manera que entrenarías a un perrito para que preste atención. Al principio, tu mente-perrito correrá por todas partes, pero eventualmente, aprenderá a quedarse quieta y enfocada cuando se lo pidas.

¿Cómo aquietar tu mente? Aquí tienes algunas sugerencias:

• Ten una conversación con tu mente y hazle saber que vas a despedir a tu crítico interno.

• A lo largo de tu día a día, ve hacia la quietud: haciendo cola, caminando entre habitaciones, conduciendo tu coche…

• Continúa con amabilidad y firmeza alejando la atención de tus pensamientos y atrayéndola al momento presente. (¡Perrito!)

• Ponte retos de atención: Dedica 20 o 30 minutos de una vez a una sola tarea.

Aquietar la mente es un compromiso para redireccionar tu atención desde el pensar al sentir, desde el pasado o el futuro al presente, desde la confusión a la claridad. Una y otra vez, y otra vez más. En un mundo de distracción, esta es una tarea de guerreras seguramente. ¡Comprométete a largo plazo porque, reentrenar a tu mente-“perrito” para que se convierta en una mente-“perro” maduro, estable, feliz y obediente, requiere templanza!

Da un paso atrás y sé testigo de tu mente. Observa tus pensamientos. Aprende de los senderos y caminos familiares por los que deambula tu mente. Sigue recordándote a ti misma que no eres tus pensamientos. Determínate a convertir tu mente en tu aliada.

Artículo y texto original: Your mind: Calm and focused or chaotic and frenzied? Here’s help ~ HeatherAsh Amara.

Traducción: Marta Mondéjar. Enlace al artículo original ya no disponible online.

¿Te gustaría leer más artículos como éste? ¡Suscríbete, y no te pierdas ninguna entrada de este blog!

¿Seguimos en contacto?