¿Culpa por no poder perdonar? ¡Tranquila! ¡Sanar lleva tiempo!

¿Te has sentido traicionada alguna vez por alguien? ¿Has querido perdonar, sanar, pasar página… pero la rabia no te dejaba? Esta es una historia en la que mi amistad, mi cariño y mi apoyo fueron traicionados y despreciados. No merece la pena recordar ya los detalles de lo ocurrido… Pero sí quiero compartir cómo me sentí… Quizá, especialmente si has leído Los Cuatro Acuerdos e intentas no tomarte las cosas de manera personal, hayas pasado por algo parecido.

Quería perdonar, quería ser positivamente indiferente y seguir como si nada… Ya conocía Los Cuatro Acuerdos, y tenía claro que no podía tomarme lo ocurrido de manera personal. ¡Pero no podía!

Empecé a sentirme culpable por no poder perdonar, por no querer ver más a esa persona, por alejarme de su vida, por privarme yo misma de todo lo bueno que me había aportado. Y me sentí mal cuando tuve también malos sentimientos, y cuando reaccioné de formas negativas.

Me preguntaba una y otra vez qué me impedía amar incondicionalmente, como se suponía que debía haber aprendido en el libro La Maestría del Amor, también del mismo autor de sabiduría tolteca, Don Miguel Ruiz. ¡Y me juzgaba por ello!

Entonces, fue escuchando a don Miguel Ruiz Jr. que entendí que estaba convirtiendo Los Cuatro Acuerdos en Las Cuatro Condiciones para amarme. Al menos, era cierto que estaba usando el segundo acuerdo, “no te tomes nada personalmente”, como la primera condición para aceptarme.

Así que me preguntaba, ¿cómo puedo esperar amar incondicionalmente a los demás, si me pongo condiciones incluso a mí misma para amarme?

En medio de estas reflexiones, sufrí una faringitis aguda, uno de los episodios más terribles que he sufrido de dolor de garganta.

Hay quien dice que las enfermedades o dolores físicos tienen algún significado más profundo a nivel emocional. No lo sé. Pero sí tengo claro que aquel proceso de dolor físico me enseñó algo sobre mi propio proceso emocional:

  • Sanar lleva tiempo y requiere paciencia, porque a veces se te hace muy largo.
  • Cuando el dolor se manifiesta con fuerza, a veces sólo puedes estar presente.
  • Durante un tiempo, nada te ayudará a escapar de él ni a paliarlo.
  • A veces, sanar requiere un tiempo de silencio, por el que deberás pasar sin juzgarte. Deja ir todo lo que quisieras decir… No es el momento de seguir hablando.
  • Cuando sigues el proceso y das con la medicina adecuada, es posible que te des cuenta de que también has sanado heridas anteriores. (Físicamente fue así porque el potente antiinflamatorio con corticoides que me recetaron para la garganta, me alivió enormemente el dolor de una contractura que tenía desde hace más de cuatro semanas…)

Así ocurre cuando tenemos dolor físico, y de igual manera es así, cuando el dolor es  emocional pero, a veces, parece que uno se exige más a sí mismo en lo emocional, como si no se requiriera también un tiempo para sanar… O como si el dolor pudiera negarse o paliarse en aras del perdón.

A este respecto, leí más recientemente en El Camino de la Diosa Guerrera, el segundo libro de Heatherash Amara, una invitación a alinearnos con la vida y con lo que es, y decir “sí” a cualquier situación que aparezca en nuestro campo de percepción, aunque no nos guste. Esto incluye decir “sí” al tiempo que nos toma perdonar y pasar página.

¡Ah! Y, por supuesto, no hay nada de malo en alejarse de aquellas personas que no valoran nuestra amistad. ¡Todo lo contrario! ¡Es lo más sano!

¿Te gustaría leer más artículos como éste? ¡Suscríbete, y no te pierdas ninguna entrada de este blog!

¿Seguimos en contacto?

Dejar un comentario

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Marta Mondéjar
Finalidad: Moderación, publicación y respuesta a comentarios de usuarios.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través de este enlace.
Información adicional: Puedes consultar la información completa y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto las condiciones de uso. *

once − dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.